TEAM ADVENTURE

Después de tres años consecutivos acudiendo a la Sahara Aventura, decidimos probar algo nuevo y nos apuntamos a Sin Fronteras Challenge.

Justo la semana antes de comenzar, mi piloto tuvo que cancelar por motivos de trabajo y yo tenía todo preparado para ir de copiloto… Un desastre.

Tras unas cuantas llamadas a los pocos locos que pueden dejarlo todo de un día para otro, conseguí que mi recién estrenado amigo Miguel Angel se apuntara para acompañarme de copiloto.

Teníamos pocas horas para preparar todo. Pero claro, el desierto no perdona y mi Toyota HDJ, que lo había dado todo en Argelia escasamente un mes antes y que no esperaba este viaje, ya en la primera etapa dió muestras de fatiga en las dunas de Erg Chebbi, lo que nos dejó fuera de competición. Tardamos todo el día en reparar el embrague en Erfoud (y no me quejo, porque llegamos al taller por nuestros propios medios).

Esto le quitó presión a la clasificación y hemos aprovechado para disfrutar más del paisaje, de la gente y también hemos aprendido un poco la nueva reglamentación, diferente a la de otras pruebas y con una buena dosis de diversión.

El segundo día conseguimos disfrutar de la etapa y el cuarto día en las dunas de Chegaga y con el disco de embrague nuevecito fue otro cantar, allí si pudimos engullir duna tras duna en un día fantástico con un digno quinto puesto (creo recordar).

El último día, la rotura de un amortiguador primero y otro después, nos volvió a poner en nuestro sitio. Como decía Almasy, el desierto es ese lugar donde ves como todas tus cosas se van «muriendo» en contacto con la arena (y con las piedras, añadiría yo). Al final un puesto 21. Ya tenemos un objetivo para mejorar el año próximo.

Enhorabuena a todo el equipo de organización. Habéis hecho un trabajo estupendo. Nos veremos de nuevo en las dunas…

SFCH10_Cronica_TeamAdventure1

SFCH10_Cronica_TeamAdventure2